¿QUÉ MEDIDAS O ACCIONES PODEMOS TOMAR CONTRA EL ACOSO VIRTUAL?


Para evitar ser acosados/as de manera virtual se pueden tomar las siguientes medidas:

 

En relación a los contactos:


 

Limitar los contactos a personas conocidas. Se aconseja conocer a las personas antes de aceptarlas como nuevos contactos en redes u otros medios virtuales.


 

No aceptar invitaciones por internet de personas desconocidas o bloquear el acceso a aquellas que no te interesen.


 

Compartir tus redes con personas de confianza.



En relación a las contraseñas:


 

No compartas tus contraseñas con ninguna persona ni con la pareja. Compartir la contraseña no es sinónimo de confianza.


 

No permitas que ninguna persona, incluyendo a tu pareja acceda o ingrese a tus cuentas con tu contraseña.


 

Si te has separado y tu pareja ha demostrado tener actitudes violentas, modifica las contraseñas de todas tus cuentas (correo electrónico, redes sociales y cuentas bancarias), y usa una contraseña que tu ex pareja no pueda adivinar o deducir.


 

Cambiar las contraseñas con frecuencia, alternar números y letras. No usar la misma contraseña para todo.



En relación a los datos personales:


 

No publiques datos personales (nombres y apellidos, DNI, fotografías, lugar en el que te encuentres en cada momento, correo electrónico, número de teléfono, dirección de tu domicilio, colegio, instituto o trabajo, entre otros).


 

No publiques tu ubicación.


 

Revisa las políticas de privacidad de tus redes y otros medios para ajustar de acuerdo a tus expectativas de privacidad y puedas estar segura.

 


 

 

 

 

En relación a las imágenes, fotos y videos:


 

No compartas fotos o videos privados o sugestivos, porque luego pueden ser publicados sin tu autorización.


 

No publiques fotografías, videos que pueden ser utilizados de manera negativa, pues de las imágenes es muy fácil deducir información sobre el lugar donde vives, los sitios que te gusta visitar y sobre tu familia.



En relación a uso de equipos de cómputo de manera pública:


 

Cerrar todas tus sesiones de tus cuentas (correo electrónico, redes sociales y otros). Si no lo haces, podrían utilizar tu información.


 

Eliminar los rastros de navegación (historial, archivos temporales, cookies).


 

Utilizar antivirus y anti espías.